Concurso Escolar laverdad.es
 
Concurso Escolar laverdad.es

LOS HIATOS

COLEGIO SAN JORGE

LA ALCAYNA MOLINA DE SEGURA

REDACCIÓN: ALICIA SERRANO RODRÍGUEZ, VICTORIA REALES GARCÍA, CARMEN ESTEBAN JIMÉNEZ, LUCÍA CÁNOVAS RUBIO, ROSARIO GALLAR RUIZ, ALEJANDRO HERNÁNDEZ GIL

La salud mental: ¿la nueva pandemia?

La salud mental: ¿la nueva pandemia?

«Una cuarta parte de la población tiene algún tipo de problema relacionado con la salud mental.»

09.11.2020 - Los Hiatos

  • Current rating

4 votos

1 comentario

José Antonio Serrano Rodríguez es un médico residente (MIR) de cuarto año en el Hospital Clínico Universitario Virgen de la Arrixaca, especializado en psiquiatría. Hemos conversado con él sobre la educación emocional de hoy en día, en relación a la pandemia que estamos sufriendo, y demás cuestiones de interés común sobre este tema. 

 

- ¿Qué definición nos daría usted de «educación emocional»? ¿Cree que está presente actualmente en los colegios? ¿Y en las casas? ¿Piensa que es importante?

La educación emocional para mí personalmente, trata de dotar a los niños de un mapa emocional con en el que poder guiarse a través de las distintas fases del desarrollo. Vivimos en un mundo donde cada vez se le da más publicidad a una felicidad permanente y una satisfacción inmediata, en mi opinión de una forma irresponsable y totalmente ilusoria. Pero a lo largo del ciclo vital nos encontraremos con numerosas dificultades que nos harán sentir emociones tan universales como el miedo, la tristeza o la agresividad. Conocer cómo nos afectan y aprender a tolerarlas y a compartirlas con nuestro entorno debería ser una materia de impartición obligatoria en los  colegios.

En el caso de los hogares, depende demasiado de en cual nos haya tocado nacer. En cualquier caso, la mayoría de padres no suelen tener una formación cualificada al respecto.

Cada vez encontramos más casos de intentos de suicidio entre los menores, y lo que es más grave, cada vez en edades más tempranas. Jóvenes que tras una ruptura sentimental se toman una caja de pastillas, o que ante cualquier mínimo fracaso amenazan con tirarse por la ventana. Aprender a tolerar la frustración y a "estar mal", es uno de los regalos más generosos que les podemos dar a los hijos del futuro.

- En la situación de pandemia que estamos viviendo, ¿qué consecuencias a largo plazo pueden traer las medidas preventivas de la COVID-19 en la población? ¿Cuáles cree que son las mejores medidas para no afectar el correcto desarrollo de los más pequeños?

No hace falta que nos vayamos al largo plazo, ni tampoco ser un profesional de la salud mental para darse cuenta de que la gente lo está pasando muy mal. Basta con encender el televisor, que por otra parte, aprovecho para recomendar que cuanto menos se haga, mejor. Nunca antes se había sometido a la población a medidas tan restrictivas de aislamiento como durante la primera cuarentena. Esto ha provocado una serie de conductas de lo más variopintas. Se agotaron las reservas de papel higiénico en supermercados, la gente se peleaba en las farmacias por las últimas cajas de mascarillas. Pero también se llevaron a cabo varios proyectos solidarios y auténticas artimañas relacionales, desde plataformas online ofreciendo contenido de ocio gratuito a quedadas de vecinos en los balcones de sus edificios. En conclusión, el confinamiento consiguió sacar lo mejor y lo peor de cada uno de nosotros. 

Yo soy optimista, creo en la capacidad de adaptación del ser humano y en su inagotable poder imaginativo y creativo. También que en el largo plazo saldremos más fuertes y preparados que antes de la pandemia.

En el caso de los pequeños se trata siempre de un tema delicado, al ser un colectivo muy vulnerable. Esta misma mañana me contaba un compañero como en una clase de escolares, cuando se les preguntaba por unas viñetas, respondían horrorizados que estaban muy juntos y se iban a contagiar. Todos tememos por la salud de nuestros pequeños, pero privarles de todo contacto o contagiarles de nuestro miedo puede ser devastador para su correcto desarrollo. En muchos colegios se han creado grupos burbuja en los que los niños pueden relacionarse con libertad únicamente con aquellos miembros del grupo al que pertenecen. Proporcionarles un espacio seguro y libre del virus debe ser una prioridad, siempre y cuando se haga de una forma sana, sin dejarnos llevar por el pánico. Porque ellos observan, integran y repiten.

- En este momento en el que no podemos tener ningún tipo de contacto físico, como los besos o los abrazos, ¿nos va afectar? ¿en qué medida?

Cuando un bebé nace en cualquier parte del mundo, después de ponerlo bien guapo y acicalarlo, se le presenta a su madre depositándolo en su regazo. En ese momento, el propio bebé es capaz de trepar por sí mismo hacia el pecho de su madre, cuyo cerebro automáticamente genera un torrente de dopamina que le hace literalmente enamorarse de su criatura. Está comprobado que el contacto piel con piel y el cariño físico contribuyen para que el infante desarrolle un apego seguro y un desarrollo adecuado. Esto le permitirá explorar su entorno curiosa y valientemente, sabiendo de una forma inconsciente que siempre tendrá un puerto en calma al que regresar. 

No obstante, el ingrediente principal de esta receta es el cariño, y tenemos que ingeniárnoslas para echarlo en la cazuela de una forma u otra. Conozco varias madres que han estado confinadas sin poder ver a sus hijos durante semanas, y no han perdido ni un minuto en decirles cuanto les echaban de menos, ya fuera por ordenador, tablet, móvil o paloma mensajera. Lo importante es que los niños saben que están ahí y que les quieren mucho.

- ¿Cómo de perjudicados están los sanitarios psicológicamente? ¿Qué podemos hacer para ayudarles? 

Mucho peor de lo que la mayoría de gente se imagina. En Murcia, ya hace tiempo que el irrisorio goteo de casos de la primera ola comenzó a convertirse en un torrente que actualmente amenaza con anegar la región. Las UCIs están saturadas, los servicios de los hospitales diezmados por los casos positivos entre los propios profesionales, los centros de salud no dan abasto con los rastreos, y esto es solo el comienzo? 

Las consecuencias de este tipo de vivencias abarcan desde el burn-out hasta el trastorno por estrés postraumático, y pueden llegar a repercutir enormemente en la salud mental y física de nuestros profesionales.

No necesitan aplausos. No necesitan ser vitoreados como héroes. Porque detrás de ese discurso se esconde una responsabilidad monstruosa que debe ser compartida por todas las instituciones, no solamente la sanitaria. Nuestros profesionales tienen derecho a descansar, a quitarse el mono de trabajo o el EPI, sin que se les mire de reojo ni se sientan culpables. Como he dicho, esto no ha hecho más que empezar, y si se trata de una carrera de fondo, tendremos que gestionar nuestras energías de una forma mínimamente saludable. 

- La Organización Mundial de la Salud advirtió en mayo de 2020 que esta crisis del coronavirus podría tener consecuencias que podrían afectar a la salud mental de las personas. Incluso, alertó que podría haber un aumento de suicidios y de trastornos. ¿Han notado ustedes, los psiquiatras, este incremento en las consultas? En caso positivo, ¿qué enfermedades son las más comunes en el presente? 

A día de hoy se están realizando estudios que muestran un aumento de las patologías mentales más comunes como la depresión o los trastornos de ansiedad. Un estudio realizado durante la primera oleada muestra que en torno al 10% de los españoles ha tenido en algún momento ideas de suicidio. En el caso de condiciones más graves, como la esquizofrenia o el trastorno bipolar, observamos un aumento en las descompensaciones derivado del aislamiento social (que ya de base constituye un gran problema en estas poblaciones) y del estrés adicional que supone vivir en tiempos de pandemia. 

Esto se traduce en un aumento notorio de la asistencia, lo que a su vez incrementa la probabilidad de contagio en el caso de las consultas en los servicios de urgencias. 

Una cuarta parte de la población tiene algún tipo de problema relacionado con la Salud Mental. No suelen ser peligrosos: diversos estudios demuestran que en la población «normal» suceden un mayor número de actos violentos que en la psiquiátrica. 

Son nuestros familiares, amigos y vecinos, parte del entramado que integra el tejido de esta sociedad. Son personas con tremendas dificultades en su día a día, que muchas veces son estigmatizadas y a veces incluso rechazadas en el seno de sus propias familias. Ahora más que nunca, los usuarios de la Salud Mental necesitan de todo el apoyo y la compresión que les podamos brindar.

comentarios

1

Maite | 10-11-2020 16:39

Muy interesante esta entrevista.

Patrocinadores